martes, 21 de noviembre de 2017

CASTELL D'AIXA

 Recorrido que une tres poblaciones de la Marina Alta (Alicante) y que comienza en Pedreguer, junto al río Girona, y que termina en la localidad de Xaló, en el Valle de Pop. Son enclaves que tienen varias cosas en común. Fueron repobladas por mallorquines, de ahí el "parlar salat" y, en la actualidad, disfrutan de un porcentaje elevado de población extranjera. Hasta un 62% en Llíber; principalmente ingleses y alemanes.

Nada más abandonar Pedreguer, junto a la ermita de Sant Blai, remontamos el barranc dels Pouets. Los bancales definidos por muros de pedra en sec nos irán acompañando buena parte de la jornada. Es un laborioso trabajo iniciado por los moriscos y continuado por los repobladores mallorquines. Siempre les toca a los mismos el duro trabajo agrícola. "vuelve el rico a su riqueza, vuelve el pobre a su pobreza, y el señor cura a sus misas". No hay otra.

Tomamos altura para buscar el barranc d'Aixa que seguiremos hasta la divisoria de aguas. Pasamos junto a unas vías de escalada y, tras descansar en la font d'Aixa, comenzar a salvar el fuerte desnivel en la umbría de Penyes Blanques y el Tossal Gran. Pasamos entre rocas hasta llegar al collado previo a la cima donde se encuentran los restos del Castell d'Aixa. Recorremos con la vista las sierras que nos rodean antes de volver al collado y reponer fuerzas.

La bajada a Llíber sigue paralela al barranc de la Llorença entre antiguos bancales de campos de secano. Llegamos a su encuentro con el río Xaló y pasamos junto a la conocida zona de escalada de la Penya Roja, donde todavía hay gente practicando. Solo nos queda seguir el río hasta Llíber y, más tarde a Xaló; final de nuestro recorrido.

Fotos de Sendeando AQUÍ.

Seguimos con nuestro sorteo de dos bastones telescópicos con que nos obsequia DEPORTES ALVARADO. En esta ocasión le tocó a Juan Palomo. Mª Jesús sacó una bolita y, para no reñir con nadie, sacó su número. Villarato!!!! Seguro que aprovechará los bastones.

lunes, 13 de noviembre de 2017

PAISAJES DEL ALCORNOCAL

En esta nueva actividad de Paisajes Sendeando aprendimos algo más sobre el alcornoque, rey de la Serra d'Espadá, y el resto de la flora característica de esta sierra: carrascas, helechos,... De la mano de David, nuestro experto particular, fuimos conociendo detalles de la surera, de la saca del suro, de su transporte y utilización posterior. Ademas, la ruta elegida, nos permitió conocer uno de sus rincones más especiales.

El barranco de Ajuez, en la localidad de Chóvar, es un compendio natural de esta Sierra. Aquí se unen armónicamente el alcornoque y el rodeno, la arenisca roja dueña del paisaje. Tras el embalse, de origen árabe, el sendero nos permite acceder al interior del barranco. En algunos puntos atravesamos canchales de roca desprendida. En la Fuente Fresca serpenteamos entre helechos. Vamos ganando altitud y llegamos al desvío a las minas del cinabrio. Realizamos una breve visita y continuamos la subida hasta la pista de las minas del Hembrar.

Siguiendo la pista llegamos al desvío que, en fuerte subida, nos lleva a la Nevera de Castro, ya en el término de Alfondeguilla. Tras la explicación sobre su funcionamiento acabamos la subida junto al vértice geodésico de La Nevera (847m). El día claro y la ausencia de viento hacen que sea el lugar elegido para comer, incluso para dar una cabezada. Aprovechamos el paso junto a las trincheras para hablar de la línea XYZ o de Matallana, de la defensa de Valencia y su construcción.

Retomamos el camino que bordea la Mina Vieja y que va perdiendo altura. Pasamos junto a ejemplares de alcornoque de gran porte. La pista se estrecha y se convierte en una senda que caracolea hasta llevarnos junto al embalse de Ajuez y, finalmente, a Chóvar. Un sitio perfecto para hidratarse y cotillear un rato.

Fotos de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

lunes, 6 de noviembre de 2017

ÓRGANOS DE BENITANDÚS

La Serra d'Espadá tiene un magnetismo especial. Pese a ser un lugar abrupto, o quizá por ello, es muy querida por muchos de nosotros. Nada es fácil en Espadán, todo cuesta un relativo esfuerzo; pero las satisfacciones son enormes.Empezamos el recorrido callejeando por Suera. Carrer Major, Benitandús, de la Serra d'Espadà,... No había duda de hacia donde nos dirigíamos. Subiendo, como de costumbre. Primero por la umbría por una camino en otros tiempos empedrado, que corre la misma suerte que los bancales abandonados a los que accedía. Más tarde llaneamos por un hermoso camino que nos lleva a la solana y desde el que empezamos a vislumbrar el embalse de Benitandús y parte del valle del río Veo. El día acompaña, claro. Ni una nube, una buena temperatura, un ligero viento y mucha visibilidad. Perfecto para caminar y disfrutar de "nuestra" sierra.

Nos queda una dura subida hasta els orgues de Benitandús. Es un lugar mágico, fantástico. Podemos disfrutar de unas buenas vistas y de un merecido descanso. Aún nos quedaba un esfuerzo más, una pequeña sorpresa. Tras reponer fuerzas seguimos subiendo hasta el Cim dels Orgues. El lugar bien vale una parada. El Penyagolosa, el Desert de les Palmes, el mar, la mar,... Y así vamos enumerando lugares que hemos tenido la fortuna de visitar o que visitaremos en otra ocasión. A partir de aquí el recorrido comienza a llanear. Ya sabéis: se llanea hacia abajo y, sobre todo, hacia arriba. Si las miradas hicieran daño...

Tras rodear el Casalet y pasar junto al forn de calç nos topamos con las marcas rojas y blancas del sendero GR-36 que tomamos hacia nuestra izquierda. Es un buen momento para parar a comer y disfrutar del bosque que nos rodea. Continuamos la marcha por el barranco entre alcornoques, algunos de ellos de un porte extraordinario. Casi sin darnos cuenta llegamos a la Font de Sant Pere y finalmente, a nuestro destino, Alcudia de Veo. Hemos disfrutado de una excursión muy variada. Unas veces por la umbría y otras por la solana. del Valle del río de Suera al del río Veo. Hemos cruzado la frontera lingüística. Dels carrers de Suera a las calles de Alcudia de Veo. Nunca una frontera ha unido tanto. De los suelos de rodeno a los calizos. Una verdadera lección de Espadanía, si se me permite el palabro.

Fotos de Sendeando AQUÍ

En esta ocasión los bastones de DEPORTES ALVARADO fueron para Mariángeles RL. Enhorabuena!!!

martes, 24 de octubre de 2017

AITANA

Bonita excursión para acceder al techo de la provincia de Alicante. Aitana es un fabuloso mirador sobre la montaña alicantina y, en cierta manera, protector de los valles que la circundan. Esos valles donde "se refugia la primavera". En nuestro caso salimos de Confrides, en la parte alta del valle de Guadalest.

La primera parte recorre numeroso bancales y fincas de secano. Cruzamos el barranc de Matxelis con las peñas del mismo nombre al oeste. A medida que ascendemos va apareciendo el Castell de Confrides o d'Alforfra. Su silueta característica sobre un peñasco domina todo el valle. En la Foia del Pi cambia el paisaje para internarnos en una extensa pinada en la umbría de la Sierra. Poco a poco accedemos al denominado Pla de la Carrasca hasta llegar al Clot de la Font de Forata. Aquí empieza lo divertido.

Subimos por una senda zigzagueante junto al Morro Farrungo. La primera parte sobre tierra muy deslizante sortea el frondoso pinar. La última parte  avanza sobre la roca cimera hasta la parte alta. En este caso el vértice geodésico nos está vedado por el uso militar de una parte de la sierra. Pese a las nubes, podemos disfrutar de las estupendas vistas. Obviando las antenas, destacan el Puigcampana y el Ponoig. La Serra de Bernia y, hundiéndose en el mediterráneo, el Penyal d'Ifac. A nuestra espalda la Serra de Serrella y de Xortà, el castell de Guadalest y un mar de montañas.

Tras disfrutar de las vistas continuamos un rato por la cresta de la Sierra para descender junto a las Simes de Partagat y el Pas de la Rabosa. Comemos junto a la Font de Forata y comenzamos el descenso. Pasamos junto a la Font de l'Anouer y el Runar de Partagat. Este último llamado así por recoger todas las rocas que se desprendieron de la Sierra. Llegamos a la generosa Font de Partagat y nos disponemos a seguir el camino asfaltado con resignación. Afortunadamente están realizando un sendero alternativo que hace mucho más agradable el descenso hasta Benifato. Entre cerveza y vinito nos dicen que somos más los visitantes que habitantes hay en la población. No está mal terminar así una excursión.

En esta ocasión los bastones que sorteamos gracias a DEPORTES ALVARADO fueron a parar al amigo Paco Pepe. Durante las cervezas post excursión las estuvo pidiendo, casi rogando. Todavía no me han tocado, ya va siendo hora,... El que no llora no le tocan los bastones.

Fotos de María AQUÍ, de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

martes, 10 de octubre de 2017

CASTELLAR DE MECA

Tras el descanso estival retomamos las actividades de Paisajes Sendeando. En esta ocasión acudimos al Castellar de Meca (Ayora, Valencia) para conocer algo más de nuestros antepasados los íberos. Ya estuvimos en otra ocasión en la Bastida de les Alcusses y con esta visita ahondamos más en el conocimiento de nuestros orígenes.

En esta ocasión fue la familia Carpio la anfitriona y la que nos transmitió sus conocimientos sobre la ciudad íbera, sobre  su amor a  Ayora y algunos de sus  oficios más tradicionales. Rosa Carpio estuvo desde el inicio volcada en ayudarnos, su hermano Vicente nos habló del Castellar de Meca y su primo Rodrigo actuó de anfitrión en el Molino de la Noguera del que es propietario. Gracias por su amabilidad y su disposición a hablarnos de Ayora.

Tras la Font de Meca llegamos al lugar donde se encontraba la puerta de acceso protegida por dos torres. Transitamos por el Camino Hondo, una asombrosa obra de ingeniería prerromana, hasta la pronunciada curva, la gran curva, que da acceso a la parte alta del asentamiento. Nos acercamos hasta el acceso que limita con la Sierra de Mugrón para observar las buenas protecciones naturales y artificiales de que disponían. De vuelta al camino llegamos al Trinquete,enorme almacén de unos dos mil metros cúbicos de capacidad. La visita finaliza descendiendo por unos escalones hasta la fuente.

Ya de vuelta a Ayora, nos dirigimos al Molino de la Noguera. Es el único que permanece en funcionamiento y en el que podemos contemplar una maqueta que nos ayuda a comprender su uso. Nos acercamos a la Fuente Redonda donde podemos jugar con las acequias que la alimentan y cambiar algo su caudal. Como aprieta el calor, volvemos a Ayora a refrescarnos y conocer algo más la población.

Fotos de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

En esta ocasión los bastones telescópicos con que nos obsequia DEPORTES ALVARADO en cada excursión fueron para Joan B. Seguro que le ayudan a sendear!!!!

martes, 19 de septiembre de 2017

NOCTURNA SIERRA DE GÚDAR

"Un día para recordar", Un noche mágica", "Impresionante; volveremos",... Cuando tras una actividad preparada con entusiasmo y seriedad recibes estos mensajes, engordas unos cuantos kilos. Además te viene a la cabeza el mantra de siempre: "la próxima tenemos que trabajar más".

Salimos de Valbona (Teruel), en plenas fiestas, buscando la fuente del conejo y las marcas rojas y blancas del sendero GR-8. Se van alternando las huertas con las choperas cercanas al río Valbona, afluente del Mijares. Cercanos al azud de los Cesteros el paisaje cambia y empezamos a ver antiguos bancales con muros de piedra en seco y algunas carrascas y enebros.

Llegamos al embalse de Valbuena, construido en 1955 con el nombre de Ibáñez Martín. Algunos optan por un paseo, otros por contemplar el atardecer,... Se forman grupos en amena tertulia y, tras la cena, damos buena cuenta de unas infusiones de tomillo bien calientes y unas galletas con forma de estrella. Buen trabajo el de Pepa Andreu y su equipo de Fuentes de Rubielos. Con la noche cerrada, van desapareciendo las nubes y empieza a mostrarse el gran espectáculo del cosmos. Llega la hora de nuestra guía Starlight Maribel Martín y su gran trabajo de divulgación de los secretos de nuestras constelaciones, estrellas, vía láctea,... ¡Qué pequeños somos!

Con algo de frío pero encantados de lo aprendido, iniciamos el recorrido nocturno hacia Mora de Rubielos. Es un recorrido tranquilo hasta vislumbrar su castillo iluminado. Entramos en la localidad por las antiguas eras, pasamos junto a varias ermitas y terminamos nuestra excursión con ganas de más.

Fotos de María AQUÍ, de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.


martes, 13 de junio de 2017

PAISAJES DEL AGUA JUNTO AL RÍO PALANCIA

A las puertas del verano una ruta junto a un río es una buena excusa para programar la última actividad de Paisajes Sendeando hasta el próximo otoño. El río Palancia, entre las sierras de Espadán y Calderona, ha sido el elemento de transmisión entre las tierras interiores de Aragón y el mediterráneo. Además de servir como camino de conquista y colonización, junto a sus aguas se han desarrollado diversas industrias que utilizan el agua, la fuerza del agua, para su funcionamiento. Molinos, batanes, fábricas de luz,… También acequias, azudes, acueductos,… Con el tiempo se ha ido modelando el curso del río para mover diferentes ingenios que facilitaban el duro trabajo agrícola.

A la salida de la población de Bejís ya vemos el acueducto de origen romano que traía las aguas desde Cloticos. Al llegar al río nos encontramos los edificios de la Fábrica de Luz y una Almazara. En cada punto significativo nuestra técnica, la arquitecta Mónica Sanz, nos informa de los diferentes usos del agua. Cruzamos el cauce en busca de la Masada de Pita para descender a la importante Masía del Puente. Cruce de diversos caminos y lugar donde se situaba el azud donde comenzaba la acequia a la Fábrica de Luz. Pasamos por diferentes masías hasta descender al punto donde el Palancia recibe las aguas del Barranco del Consejo.

Ahora caminamos junto a las limpias aguas del río. Cualquier rincón es merecedor de una foto o una
parada a disfrutar de la agradable temperatura. A la altura de la fuente de Cloticos tomamos el camino que nos llevará al encuentro del Barranco del Resinero y, finalmente, al nacimiento del río Palancia. Este año especialmente lluvioso ha convertido el camino en un verdadero espectáculo y así lo notamos en las caras de felicidad de nuestros compañeros de caminata.

Ya de vuelta, paramos a descansar y darnos un baño en la masía del Molinar. Tenemos la suerte de poder tomar una copita de vino y reponer fuerzas. Será por el baño, por la comida o por la bebida, pero el último tramo se nos pasa rápido y al poco nos encontramos en Bejís tomándonos un buen refresco.

Fotos de María AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

En el sorteo de los bastones telescópicos con que nos obsequia DEPORTES ALVARADO, la suerte fue para Mercedes A. También sorteamos un par de tubulares Sendeando que fueron para Pilar A. e Isabel L. ¡Enhorabuena a las tres!